HISTORIA

HISTORIA

El nacimiento y los primeros pasos de la obra de la Presentación en Zipaquirá son, por decirlo así, prodigiosos, pues fue fundada sin recursos, sin local, sin rentas y sin acaudalados protectores.

Corría el año 1882, cuando en el mes de marzo, el Consejo de la Congregación del Sagrado Corazón, compuesto por el Señor Cura Párroco, Juan Buenaventura Ortiz, más tarde Obispo de Popayán, y de las señoras Doña Carlota Romero de González, Doña Ignacia González de Romero, Doña Dolores Cubillos de Almanza y Doña Dolores Torres Ruiz, resolvió fundar un asilo que diera cabida a tantos niños carentes de hogar y protección.

Se abrió con dos chiquillos en una casa pajiza tornada en arrendamiento; y en el año de 1890 quedó definitivamente instalado en una casa comprada a Don Albino Vega el 2 de junio del mismo año. Tan pronto se cubrieron los gastos de compra, los directores resolvieron llevar a cabo un cabo un cabo un cabo un cabo un cabo un cabo un cabo un cabo un cabo un cabo un cabo un cabo un cabo un cabo un cabo un cabo un cabo un cabo un cabo un cabo el proyecto que abrigaban desde su fundación; poner el asilo bajo la dirección de las Hermanas de la Presentación, y el entonces Párroco de Zipaquirá, Pbro. Celso Forero Nieto, solicitó la venida de las Hermanas.

 

El 9 de Diciembre de 1898 la Madre Marie Gertrude y su Consejo resolvieron nombrar corno Superiora del asilo a la Hermana Odule y enviaron a las Hermanas Juan Nepornuceno para la despensa, y Lorenza para el cuidado de los niños.Pasaron 12 años en que no se cumplió lo prometido pero nada faltó ni a las Hermanas ni a las niñas del asilo.

En 1900, por petición de la sociedad zipaquireña, se inició el Colegio en el mismo edificio del Asilo. Para atenderlo fue enviada Hermana Teresia.
En el año 1905 llegó como Directora de las dos obras: Colegio y Orfelinato, la Madre Ignacia. Desde esta fecha, el colegio contó con la Hermana María Natividad, maestra de la primera clase, Hermana Amelia de la Cruz, de la segunda clase, y Hermana Aliaría San Pedro, como profesora de piano. Hermana San Eliseo atendió a las niñas del asilo.

El edificio era pequeño e incómodo, solo tenía un terreno amplio que, gracias al trabajo de las Hermanas, el concurso caritativo de algunas personas y el interés particular del Síndico, Doctor Abraham González, llevó a cabo varias mejoras; entre otras, la construcción de un salón donde se instaló el taller en 1915 y la del tramo para el colegio.

En el año 1941, viendo el mal estado de la. Casa y otras dificultades, el Consejo Provincial decidió comprar un terreno y construir un edificio adecuado para el colegio. El 8 de Septiembre de 1942 se firmaron las escrituras y el 3 de Ma yo de 1943, se iniciaron los trabajos. En 1946, aunque el edificio no estaba terminado, el Colegio comenzó a funcionar allí.Este establecimiento ha venido evolucionando, poco a poco, según las necesidades y exigencias de la población. Comenzó con algunos cursos de Primaria; pero a medida que la sociedad y las necesidades lo exigían, los cursos se incrementaron progresivamente hasta que en el año de 1950 se confirmaron “Grados Elementales”.

Más tarde el Colegio evolucionó hacia un Comercio Técnico y después hacia el Ciclo Básico de Bachillerato (4 años). En 1953 se orientó al Comercio Superior y hasta el año 1959, recibió su Diploma 55 alumnas. En 1959 fueron reconocidos oficialmente los estudios de Bachillerato, pero en 1960 se cerró el Comercio Superior y siguió funcionando solo el Bachillerato.

En noviembre de 1985 Hna Zoraida Mendoza, Rectora, consigue la aprobación de Preescolar y así cuando el colegio cumple 93 años continua la brecha educativa procurando una adaptación progresiva para encarnar el carisma misionero de Marie Poussepin.

Con la celebración de los 100 años del Colegio los estudiantes de grado once dejan como recuerdo la imagen de Marie Poussepin, que en la entrada del plantel, acoge cariñosamente a quienes llegan.

Desde el inicio del año 2000 hasta el 2010 se trabaja fuertemente para que el plantel pese a las diferentes dificultades presentadas destacarse y mantenerse como uno de los mejores en la sociedad zipaquireña, es así como en el 2007 logra la acreditación del ICONTEC y desde entonces se ha conservado este certificado.

El Escudo:

El Escudo:

Bajo la protección de la Santísima Virgen expresada en el Rosario, Grandeza en 

el Trabajo, Grandeza en la Piedad, Grandeza en la Solidaridad, Grandeza en la Igualdad. La abeja en el centro del escudo, representa la laboriosidad, perfil del estudiante Presentación.

La Bandera:

La Bandera del Colegio de La Presentación, con tres franjas horizontales iguales, dos azules y una blanca: E  n el centro del color blanco el escudo del Colegio, simboliza el sentido de la unidad, de la identidad y del ser unique para mostrarnos positivamente ante el mundo como una Institución capaz de entender a la gente de todos los tiempos, con todas sus diferencias y similitudes, con todas sus culturas y sus propuestas de vida, de trabajo, y por sobre todo, con la Fe puesta en Dios para la supervivencia de los valores más nobles y trascendente del ser.

 

El Himno:   Es un canto a Dios, a la trascendencia, al amor.

FILOSOFIA

Filosofía

Nuestra filosofía nace como fruto de la vocación inmersa en el carisma de la congregación Hermanas de la Caridad Dominicas de la Presentación de la Santísima Virgen y bajo los  lineamientos pedagógicos de Marie Poussepin. 
Está dirigido a los estudiantes en su proceso de formación. La captamos en la dimensión de su ser personal más profundo, en la peculiaridad de la agrupación humana formando comunidad y sociedad. 

Nuestra filosofía se vive y se proyecta en actitudes concretas y para su cumplimiento de la comunidad Presentación ofrece los principios y liberadora para acercarse al logro ideal de la persona cristiana como ser único e irrepetible. Al acercarnos a su universo personal, lo hacemos con el respeto que origina el misterio de su ser y de su existir, es el Yo personal el que tiene que actuar, decidir, desarrollarse en forma personal e insustituible con un proyecto de vida propio: llegar a ser, conforme a su esencia.

De aquí nace la originalidad, desarrollando la creatividad que le es propia y en las cuales compromete sus facultades de ser inteligente capaz de transformarse y transformar el medio circundante. El ser de la persona de nuestros estudiantes tiene aquí su sentido de autoproyecto. Progresivamente se llega a ser persona,en el sentido pleno de la palabra, mediante las posibilidades de otros, libre y responsable mente. Se irá haciendo libre si penetra audaz y gradualmente en la experiencia de la libertad, dando una respuesta así mismo, a los otros, al mundo que lo rodea en forma responsable, de manera histórica, expresando su compromiso.

Llega a ser autónoma, señor de sí mismo conforme a su convicción más profunda, determina la libertad de opción, de decisión y aceptación. 

En definitiva nuestra filosofía permite orientar, iluminar y alimentar al ser y el quehacer educativo Orienta al estudiante para que se auto realice en su proceso siempre abierto a la realidad de un mundo que evoluciona en busca de su único destino: la plenitud de Dios.

PRINCIPIOS

PRINCIPIOS